El martillo metálico 
suena contra el yunque.
Agudo marca
los segundos.
Huele a carbón y hollín 
pintan de gris los ojos.
El perro babea
con dientes de acero.
Presión en la frente.

Despiertas.