50 perchas

Ciencuenta perchas
para las ropas de afuera.
No para las de dentro. 
                 Para ésas,
las de guardar pensamientos
he de buscar percheros,
repisas, alforjas y paragüeros.

Bajo estas perchas duermen mis zapatos.
Bajo las otras, mis pasos.