Hablaba la urraca con ella misma

“La urraca”, de Monet
 Los días pasan y el frío sigue.
¿Llegó la primavera, dices?

No, no es verdad.

Ayer nacieron yemas de carcajadas,
tan anchas...
que la comisura era espiral.
Vi que se humedecían los pétalos de  ilusión,
tan brillantes...
que la pupila era irisada.

Pero llegó el bofetón de la helada.
Marchitó las yemas,
y agrietó el agua de la mirada.

No, no. No me engañes.
Da igual domingo o martes.
Sigue siendo invierno,
hay que resguardarse.