La inteligencia artificial busca nuevo nombre

¿Habéis leído “La Historia Interminable”? Recordaréis entonces que, en la obra de Michael Ende, Bastian es un niño que se encierra a leer un libro en el desván de su colegio. En él, descubre que el reino de Fantasía está en peligro porque la Nada está avanzando y destruyéndolo. Poco a poco se desvela que esa Nada, guarda relación con la enfermedad de la Emperatriz Infantil, la soberana de Fantasía se está muriendo y nadie sabe el porqué. Fantasía se muere porque los niños han dejado de creer en ella, y para que reviva, Bastian debe darle un nuevo nombre a la Emperatriz Infantil.

Utilizaré esta historia como metáfora para hablar de la Inteligencia Artificial. Ya que creo que corremos el riesgo de que se deje de creer en sus bondades, precisamente porque la elección de esos términos “inteligencia artificial”, nos “instala” en el imaginario unos conceptos sobre máquinas inteligentes, inteligentes como nosotros. Debido también al desconocimiento de lo que hay detrás, pero eso lo dejaré para otro artículo.

Y a pesar de que me dedico a ella, y tal vez sea tirar piedras contra mi propio tejado, os voy a contar esta batalla personal que tengo “contra” la inteligencia artificial. Contra el nombre, más bien. Esta batalla tiene mucho que ver con el aprovechamiento de algunos del hype del momento para vender humo.

Los conceptos “inteligencia artificial”, “machine learning” (aprendizaje automático) y “redes de neuronas” fueron acuñados en la década de los 50 por John McCarthy, Samuel Arthur y McCulloch y Pitts, respectivamente. Y, desde mi punto de vista, que estos señores usasen los términos “inteligencia”, “aprendizaje” o “neurona”, fue un desatino. Pues el uso de esas palabras traslada unas características humanas a métodos estadísticos y lógicos que eso sí, se ejecutan muy rápido. Esos conceptos se refieren realmente a:

  • inteligencia artificial: rama de la computación que trata de simular comportamientos humanos inteligentes, para nada son sistemas que piensan como humanos, ni son inteligentes. A su vez, la inteligencia artificial se divide en varios campos: aprendizaje automático, robótica, sistemas de ayuda a la decisión, procesamiento de lenguaje natural, …
  • machine learning: subcampo de la inteligencia artificial en el que los algoritmos (conjunto de operaciones ordenadas que buscan resolver un problema) “encuentran” el patrón subyacente en unos datos. Para que estos algoritmos aprendan, los datos tienen que estar en un formato concreto (numérico, normalmente). Las máquinas no aprenden automáticamente a partir del lenguaje, por ejemplo. Una persona inteligente debe transformar ese lenguaje a números (otro día hablo también de la representación y abstracción de la información).
  • neuronas artificiales: es unos de los algoritmos existentes en el machine learning, que trata de simular el comportamiento de una neurona biológica, simplificándolo hasta el extremo. Recibe unas determinadas señales y en función de sus valores produce una salida.

Y ya está, simplificando, eso son esos términos. Os animo a conocer lo que hay detrás de ellos, en esta nueva revolución industrial en la que estamos metidos sólo podremos sacarle todo el jugo que realmente podemos sacarles (que es mucho) y dejar de tenerles “miedo” a estos conceptos si sabemos lo que hay detrás. Ah, de paso evitaremos que nadie nos venda la moto.